Éste sitio web, lógicamente como la mayoría de sitios que visita, usa cookies, y me obligan a informarle de ello mediante un mensaje visible como éste. Si permanece aquí acepta su uso. Espero que el mensaje no se repita mucho, disculpe las molestias. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.

Blog - 20/08/2019 13:25 | 3D - Tercnología

Impresión 3D en casa

¿Una moda geek o un avance necesario?¿Para qué sirve una impresora 3D?

Hace unos 30 años, mi padre compró el primer ordenador personal que tuvimos en casa, un 286 compatible con IBM, con 2 MB de memoria RAM y 20 MB de disco duro, suficiente para albergar el sistema operativo MS-DOS, el editor de texto Word Perfect, algo parecido a una hoja de cálculo, y algún que otro videojuego. También compro una enorme, ruidosa y lenta impresora de matriz de puntos para imprimir los documentos que creaba con el editor de textos entre los que estuvieron algunos de mis primeros trabajos del colegio. 

Todo ese armatoste de aparatos, pantalla, teclado y disquetes venia acompañado de toda una biblioteca de libros que te enseñaban desde el montaje de la torre, hasta los comandos del sistema operativo, los atajos de teclado del editor de texto, y unas nociones básicas de programación en BASIC. La informática era un campo cerrado a unos pocos que estaban dispuestos a aprender por su cuenta, que no tenían miedo de teclear y experimentar con los comandos,  y que veían un gran potencial en aquella tecnología. La ofimática, o informática doméstica y de oficina aún no existía. 

Y la pregunta del millón en aquel momento ¿Y eso para que sirve? Ahora es una asignatura obligatoria en colegios e institutos, se utiliza en todos los ámbitos, desde subir fotos a una red social, a imprimir un ticket en una tienda de barrio. Todo el mundo sabe editar un documento de Word o hacer una presentación en Power Point. Cualquier teléfono tiene un millón de veces más capacidad que aquel viejo 286, y es raro el hogar donde no hay un PC y una impresora, y en caso de que no haya impresora, se puede acercar a un cibercafé, imprenta o tienda de todo a 100 y por poco dinero y pocos segundos te imprimen a todo color cualquier documento o fotografía. Incluso en los pasillos de centros comerciales te encuentras quioscos automáticos que capturan fotos de tus redes sociales y te las imprimen al vuelo en calidad fotográfica.

Lo mismo ocurrió con los primeros modems y el inicio de internet, los teléfonos móviles, e incluso la domótica.

Nos hemos acostumbrado y adaptado a la informática doméstica, al uso de Internet, y lo vemos como algo no solo normal, si no necesario en nuestras vidas. Hace 30 años, si me hubieras preguntado ¿eso para que sirve? no podría haberte respondido, porque no habrías entendido la respuesta. Hoy en día, si te hago yo esa misma pregunta, no sabrías responderme, porque no entenderías la pregunta; tu respuesta sería sirve para todo.


La impresión 3D a nivel doméstico ¿para qué sirve?

Pues ahora nos encontramos en una situación igual a la que se encontró mi padre hace 30 años. Tengo una impresora 3D, y la gente me pregunta ¿y eso para que sirve? y da igual la explicación que les de, sus caras son de no haber entendido nada.

Ahora mismo la impresión 3D sirve para... TODO! Desde imprimir una pieza que te falta para reparar o mejorar un mueble o electrodoméstico, fabricarte una herramienta especial o compleja, experimentar con formas y configuraciones imposibles, hacer maquetas de alta calidad, crear tu propio robot o dron, o simplemente para fabricar pequeños juguetes y figuras decorativas. Como ya he dicho, sirve para todo.

No es necesario verlo como un negocio, acordaos de las primeras impresoras de papel, o de las primeras grabadoras de CD y DVD, no recuerdo a nadie que se hiciera millonario con aquello, a pesar de que intentaban cobrar cantidades desorbitadas por cualquier encargo que le hiciera un vecino o conocido. Esto es lo mismo, hay que verlo como una herramienta domestica, no como una oportunidad de negocio para piratear figuras de acción. Los precios de las impresoras 3D bajarán, y su calidad y velocidad mejorarán, y con el tiempo se convertirán en un periférico habitual en cualquier hogar o negocio.

Posiblemente en unos años, el modelado 3D sea una asignatura obligatoria en colegios e institutos, y los teléfonos móviles incorporarán escáneres 3D para captar volúmenes y entornos en alta calidad. Cuando esto ocurra, dentro de unos pocos años, ya no nos preguntaremos para qué sirve esta tecnología, simplemente no concebiremos la vida sin ella.

Impresión 3D en casa
Diario de a bordo

Entradas Recientes

Nueva Página
Blog - 20/08/2019 13:25 | Blog - Web

Nueva Página

Bienvenidos y bienvenidas a mi nueva página web. Un enfoque diferente para un propósito diferente.